Gutxitasun fisikoa edo/ta organikoa duten Bizkaiko pertsonak Personas con discapacidad física y/u orgánica de Bizkaia

Estás en: >
Noticias
Noticias
Miércoles, 8 de Abril de 2020
Comparte esta noticia » imprimir enviar noticia
Elkartean pide que el movimiento feminista incorpore la perspectiva de discapacidad
Actividad de pintura creativa en Sancho Azpeitia

Las mujeres y niñas con discapacidad, además de enfrentarnos a las barreras y déficits de oportunidades que afronta cualquier otra mujer, vivimos restricciones y limitaciones añadidas como consecuencia de nuestra discapacidad, que nos impiden o dificultan ejercer todos nuestros derechos y participar activamente en todos los ámbitos de la comunidad:

-          La tasa de actividad de las mujeres sin discapacidad (72 %) duplica a la de las mujeres con discapacidad (35 %). El 27 % de las mujeres con discapacidad está en paro, frente al 19% de otras mujeres[1]. La dificultad de acceso al empleo, además de condicionar las oportunidades de desarrollo personal y laboral, redundan en su mayor aislamiento social, además de disponer de menores ingresos y recursos económicos, limitando las posibilidades de desarrollar una vida independiente.

-          Prácticamente una de cada tres personas con discapacidad, está en riesgo de pobreza y/o exclusión: en concreto, el 31% de las mujeres con discapacidad, está en riesgo de pobreza y/o exclusión, frente al 27% en el caso de las mujeres sin discapacidad[2].

-          Solo el 20% de las mujeres con discapacidad tiene estudios superiores, frente al 38% de las mujeres sin discapacidad,[3] enfrentándose a múltiples barreras, déficits de los apoyos que necesitan para una educación inclusiva en condiciones de igualdad, y en las condiciones de accesibilidad de los centros educativos.

-          Las mujeres con discapacidad, con respecto a otras mujeres, presentamos una situación de alto riesgo de sufrir violencia en cualquiera de sus formas, tanto activa (maltrato físico, maltrato emocional, abuso sexual, económico...) como pasiva (abandono físico y emocional), e institucional (aquella que sucede en los recursos residenciales). Esto nos expone, asimismo, a una gran diversidad de potenciales agresores en su entorno (pareja, hijos, padres, familiares varones, cuidadores). Por ello es necesario visibilizar la violencia machista que sufrimos por el hecho de ser mujeres y no mezclarla con otras formas de violencia. Hablar en términos de agresores hombres es necesario en diferentes escenarios (domicilio, instituciones, centros, servicios...).

-          Las mujeres con discapacidad vivimos discriminaciones en el acceso a servicios y prestaciones del sistema de salud. Fundamentalmente como consecuencia de los déficits de accesibilidad en las infraestructuras y dispositivos del sistema. Entre otros, en el acceso a las consultas y pruebas diagnósticas de los servicios de ginecología.

-          Las mujeres con discapacidad, en general, no somos consideradas como mujeres con necesidades afectivas y sexuales, o no se nos permite poder cumplir nuestro deseo de ser madres, en el caso de que así lo deseemos. Se nos niega en muchas ocasiones nuestra condición de mujeres, se nos atribuyen roles y estereotipos desde los que solo se perciben las limitaciones, y se nos considera como objeto de apoyo y no como personas, protagonistas y responsables de nuestras vidas.

Son múltiples, por tanto, los ámbitos y factores de desigualdad y discriminación a los que nos enfrentamos por la interseccionalidad de ser mujeres y tener una discapacidad u otras circunstancias (etnia, la orientación sexual, privación de libertad, migración, etc.). Aspectos que nos impiden desarrollar una vida independiente y ejercer todos nuestros derechos.

Es por ello que, en este Día Internacional de la Mujer, reivindicamos que a las mujeres y niñas con discapacidad, parte del Movimiento Feminista, se nos dé visibilidad en el mismo y en las políticas de género, y que se nos incluya en todos los planteamientos y reivindicaciones para la igualdad de las mujeres, con medidas de acción positiva para abordar nuestra situación de especial vulnerabilidad y riesgo de exclusión social. 

Formamos parte de Elkartean: Fekoor (Bizkaia), Elkartu (Gipuzkoa) y Eginaren eginez (Álava). 

Vitoria-Gasteiz, 8 de marzo de 2020



[1] Fuente: "El empleo de las personas con discapacidad". Instituto Nacional de Estadística. Datos actualizados a marzo 2019.

[2] Fuente: Observatorio estatal de la discapacidad. Informe AROPE. 2018.

[3] Fuente: "El empleo de las personas con discapacidad". Instituto Nacional de Estadística. Nivel de estudios. 2018.

 

FEKOOR. Blas de Otero, 63 bajo 48014 Bilbao(Bizkaia)/Tlf:94 405 36 66 / Fax:94 405 36 69