Eman Eskua reclama eliminar de un proyecto de Real Decreto el término “escasa credibilidad” que estigmatiza a personas enfermas de fibromialgia y SFC

Eman Eskua, Asociación Vizcaína de la Fibromialgia y del Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), ha reclamado que se elimine del Proyecto de Real Decreto sobre el procedimiento para reconocer el grado de discapacidad la referencia a la “escasa credibilidad” de la persona solicitante.

Con motivo de celebrarse el Día Internacional de la Fibromialgia y del Síndrome de Fatiga Crónica, integrantes de Eman Eskua se han concentrado este jueves en la Plaza del Arriaga, donde han leído un manifiesto en el que se muestran dispuestas a “luchar por nuestra dignidad y nuestros derechos”.

Critican que “demasiadas veces la aceptación y reconocimiento de nuestras enfermedades son puestas en entredicho, incluso por quienes deberían ser garantes de dichos derechos”.

En ese sentido, reprochan que en el Proyecto de Real Decreto, dentro del apartado de recomendaciones y mecanismos de evaluación de la deficiencia relacionada con el dolor, ampliado a la fatiga,  se hace referencia a “personas con escasa credibilidad” cuando el dolor no va acompañado de resultados objetivos.

Sospecha sobre el colectivo

A su juicio, el documento “abre la puerta a posibles interpretaciones y/o intencionalidades, y pone el foco de la sospecha sobre un colectivo determinado, posibilitando una nueva definición para un cliché arrastrado tantos años, con el peligro de pasar de estar catalogadas todas de “histéricas” a ser consideradas “simuladoras”.

Aunque entiende que “puede ser difícil cuantificar el dolor y la fatiga cuando existe prueba definitiva”, estima, parafraseando al doctor Gregorio Marañón, que “el mejor invento de la medicina es la silla donde se sienta el paciente y explica qué le pasa” para, “desde la confianza mutua, ir orientando el diagnóstico y el tratamiento, que podrá complementarse con pruebas realizadas con los medios tecnológicos al alcance en cada momento”.

Asimismo, Eman Eskua reivindica un organismo de mediación en caso de conflicto por vulneración de derechos y que se cumpla la “equidad como pilar fundamental del sistema público de salud” a la hora de recibir tanto la atención y tratamientos necesarios como las prestaciones sociales que requieran.