Acampaña de la Plataforma 10 Giza Eskubideak

acampada de la plataforma 10 giza eskubideak en bilbao con el lema «la vivienda, un derecho vulnerado»

El 10 de Diciembre, día de los derechos humanos, las asociaciones y colectivos de Bilbao que formamos la Plataforma 10 Giza Eskubideak, de la que Fekoor forma parte, denunciamos, con una acampada simbólica en la Plaza de las Mujeres de la capital vizcaína, que el derecho a la vivienda no está siendo protegido ni garantizado por las administraciones públicas.

El acceso a la vivienda es un problema social de primera magnitud, miles de personas no tienen garantizado su derecho a la vivienda, agravándose dramáticamente en el caso de colectivos en riesgo de exclusión social (personas con trabajos precarios, pensionistas, migrantes, jóvenes, familias monoparentales, personas con alguna discapacidad).

Denunciamos especialmente la situación de las personas que están malviviendo en nuestras calles, las cuales solo tienen posibilidad de estar 3 días seguidos en el albergue, es más, no solo no hay políticas reales de inclusión, sino que se les desaloja de los espacios que frecuentan para dormir y sufren situaciones de maltrato y desamparo.

Ponemos énfasis en la precaria situación que viven las personas migrantes, también las personas que cobran prestaciones sociales y las familias monoparentales, pues los requisitos que se piden para acceder a un alquiler es demostrar que tienes nómina y aportar hasta 3 meses de fianza. Indignantes también, los abusos que se dan por parte de algunos propietarios que llegan a vender el padrón o que ofrecen habitaciones sin derecho a padrón y en condiciones indignas.


Destacar la brecha de acceso a la vivienda que sufren las personas con discapacidad, teniendo un mercado mucho más reducido de viviendas disponibles que estén adaptadas. Denunciar también la falta de ayudas para sufragar los costes de las reformas para adaptar las viviendas a las necesidades de cada persona, así como para la compra de ayudas técnicas que faciliten una vida independiente.

En este contexto, el Decreto que desarrolla la Ley de Vivienda Vasca y que fue publicado el pasado 25 de octubre no mejora, sino que empeora esta situación. Contemplando un importante recorte en el acceso a las prestaciones destinadas a pagar el alquiler. En concreto, desaparecerá la Prestación Complementaria de Vivienda y las Ayudas de Emergencia Social para instaurar una única ayuda para el alquiler: la Prestación Económica de Vivienda. Esta ayuda endurece los requisitos de acceso exigiendo tres años de inscripción en el Servicio Vasco de Vivienda-Etxebide, cuando anteriormente no se exigía ningún tipo de antigüedad.

DIAGNÓSTICO DE LA SITUACIÓN

El precio medio del metro cuadrado de la vivienda libre en Bilbao en agosto de este año era de 2.643€, aumentado un 6,3% respecto al pasado año.

El precio medio del alquiler en Bilbao se sitúa en torno a los 800€, un 9% más que hace un año.

Las familias en la CAPV deben destinar un 75% de su renta al pago de la vivienda. En Europa destinan una media del 19%.

Mientras tanto en Bilbao se siguen manteniendo 9.141 viviendas vacías

Bilbao dispone de 225 plazas de alojamiento en albergues y centros de baja exigencia, que están al 100% de ocupación. Alrededor de 500 personas se ven obligadas a dormir en la calle por falta de recursos.

Desde enero de 2020 al menos 9 personas han muerto en las calles de Bilbao, en Bizkaia 15 personas.

Al menos 240 familias sufrieron procesos de desahucios el pasado año en Bilbao, el 90% de éstas estaban de alquiler.

ANTE ESTA SITUACIÓN REIVINDICAMOS:

  • La vivienda es un derecho y por tanto debe quedar fuera de la lógica del mercado. La política de las instituciones debe, de una vez por todas, enfocarse en garantizar este derecho.
  • Las instituciones deben garantizar una oferta suficiente y asequible de vivienda en alquiler social, que no suponga más de un 20% de los ingresos.
  • La vivienda vacía supone un lujo inadmisible en este contexto, por lo tanto, deben articularse las medidas de control y de penalización que aseguren el aprovechamiento público inmediato de estas viviendas.
  • Exigimos que se intervenga en el precio de la vivienda, tanto de compra como de alquiler, para que salga del mercado especulativo y se convierta en un derecho real.
  • Se deben crear los recursos necesarios y suficientes para evitar que ninguna persona tenga que dormir en la calle, ni sufra vulneración de sus derechos.
  • Las personas con discapacidad tienen que tener derecho a elegir dónde, cómo y con quién vivir, sin verse obligadas a estar en centros institucionalizados. Asimismo, deben poder decidir quedarse en su domicilio, con los apoyos que necesiten, para seguir formando parte de la comunidad. Por ello, reclamamos viviendas accesibles, asequibles e inclusivas.