Elkartean reclama el derecho a la educación inclusiva de las mujeres con discapacidad física y orgánica

ELKARTEAN (Asociación Coordinadora de Personas con Discapacidad Física de Euskadi), con motivo de la celebración de 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, ha elaborado un manifiesto en el que reclama el derecho a la educación inclusiva de las mujeres con discapacidad física y orgánica.

En su escrito, Elkartean precisa que, según datos del INE, el 5,6% de las mujeres con discapacidad son analfabetas frente al 0,5% de las mujeres sin discapacidad; el 20,2% cuenta con estudios primarios frente al 8% de las mujeres que no la tienen; el 55,9% tiene estudios secundarios frente al 54,6% de las mujeres sin discapacidad; el 18,3% cuenta con estudios superiores frente al 36,9% de las mujeres que no tienen discapacidad.

Si bien se garantiza la educación para todas las personas hasta los 16 años, al finalizar la enseñanza obligatoria a las estudiantes con discapacidad se les obliga a “mantener un itinerario educativo específico donde la orientación que recibimos se limita a itinerarios en recursos especializados, teniendo como objetivo prioritario el empleo protegido”, denuncia la asociación.

Además, si continúan el itinerario educativo habitual “imperan los perjuicios culturales de esta sociedad que estima que por sesgo y estereotipo sexista solo podemos formarnos en profesiones habitualmente feminizadas”, según Elkartean.

Roles tradicionales del cuidado

A ello se suma “la disminución de apoyos y la falta de accesibilidad y adaptabilidad de los recursos personales, instrumentales y técnicos necesarios”.

Como consecuencia de ambas realidades, las mujeres con discapacidad “no podremos llegar a formarnos ni a tener un empleo digno e inclusivo, por lo que todos los esfuerzos se dedican a asignarnos los roles tradicionales del cuidado, negándonos el derecho a tener una vida independiente y a participar en nuestra comunidad en igualdad de oportunidades que las demás personas”.

Por todo ello, Elkartean reivindica que se garantice el derecho de este colectivo a una educación inclusiva, con una oferta y entorno educativo accesible, así como con los recursos y apoyos necesarios.

También demanda que se asegure su derecho al trabajo en entornos abiertos, inclusivos, elegidos y accesibles, que se implementen acciones para fomentar su empoderamiento y derecho a decidir su futuro dónde, cómo y con quién vivir, además de que se asegure su participación de manera efectiva en la sociedad como protagonistas y agentes activas de su propia vida.

https://www.youtube.com/shorts/1MQTrfdKBqM?feature=share